Alienación, de Anna K. Franco

Título: Alienación Saga: Rebelión #2 Autora: Anna K. Franco Editorial: Blook (Ediciones B) Páginas: 336 Sinopsis: Después...


Título: Alienación
Saga: Rebelión #2
Autora: Anna K. Franco
Editorial: Blook (Ediciones B)
Páginas: 336
Sinopsis: Después de escapar de la guerra y sobrevivir a la explosión de Prisma, Nahier y Lenah se ocultan en la cabaña del bosque y comienzan una nueva vida juntos. Una vida en donde ya no importa si él es un clon o ella una resucitada, en donde esas diferencias no tienen cabida. Sin embargo, muy pronto el mundo exterior los alcanza y Lenah es secuestrada. Solo y desesperado, Nahier se ve obligado a tomar una decisión drástica si desea recuperarla: deberá involucrarse en la guerra y tomar partido por un bando. Una vez allí, descubrirá qué se siente ser verdaderamente humano: qué se experimenta al enfrentar los horrores que encierra Prisma; qué pasa cuando tus nuevos amigos te obligan a confrontar la verdad, el amor o la traición. ¿Será capaz Nahier de controlar sus nuevos y desatados sentimientos? ¿Será capaz de mantener a raya el odio en esta carrera desaforada en donde la razón parece haber perdido la partida? ¿Será capaz de recuperar a Lenah?

Reseña:

Este es el segundo libro de la saga “Rebelión” de esta exitosísima autora Argentina que me encanta. Leí Rebelión hace unas pocas semanas, y tenía este en mi estantería desde que termine el primero, pero por cuestiones de tiempo, recién ahora pude leerlo. Tengo que reconocer que después de leer Rebelión, y los títulos anteriores de la autora, tenía unas expectativas altísimas, y me siento muy feliz de que el libro haya estado a la altura, y quizás más arriba también.

En esta segunda parte de la saga nos encontramos con las cosas como habían quedado en el final anterior, con Nahier y Lenah fugitivos, escondidos en la cabaña del viejo mundo, siendo relativamente felices, conociéndose más íntimamente y sobre todo, sobreviviendo. La burbuja se pincha rápidamente, son separados inevitablemente y a partir de ahí comienza una nueva lucha para los dos.

La narración está hecha en primera persona desde la perspectiva de Nahier, lo cual fue hermoso, déjenme fangirlear un poco con esto. Nahier es demasiado enamorable. En este libro comienza a aceptar que él también puede sentir, y el experimentar sentimientos es una novedad muy intensa para él. El amor, el resentimiento, los celos, el deseo. Nahier es un soldado de una guerra cruel en un mundo devastado, y su inocencia me llenó de ternura. Es un personaje con mucha fuerza, y conocerlo tan de cerca fue sencillamente genial.

Nunca supe lo que significaba sonreír hasta que Lenah apareció.

Por otro lado, Lenah está ausente durante casi todo el libro, después de su desaparición, la historia se centra en Nahier y en su búsqueda. Al mismo tiempo que busca a Lenah con todas sus fuerzas, defiende la revolución de los clones, pero esta vez con sentimientos encontrados y razonamientos diferentes. Esta vez la revolución toma otro camino. Los objetivos de Nahier ya no son que los clones tomen el poder, sino la igualdad entre clones y originales, todos como cualidad de seres humanos.
Otro detalle que me encantó en Nahier, es la humanidad enorme que tiene de repente. Lo abundan la compasión y el amor hacia los demás, incluso hacia las personas que tanto daño le hicieron en su pasado.

En el camino de la revolución tenemos personajes nuevos, como Josie, una chica, también soldado de guerra y al principio un tanto mal geniada. En su primera aparición me pareció insoportable, pero le tome un cariño enorme. Josie, como Naher, tiene unos valores intachables. Ella también está aprendiendo a sentir, y en el largo camino de defender los derechos de los clones, los sentimientos se confunden, pero ella es demasiado buena persona, demasiado buena amiga como para arruinarlo todo. La amé. Otro personaje fundamental es Dagda, el “Jefe” de los clones, por decirlo de alguna manera, que a ciegas centra toda su confianza en Nahier, porque ve en el la fortaleza y los sentimientos que los otros no pueden ver.

EL libro está lleno de acción, todo el tiempo. Pasa literalmente de todo, me sorprendí muchas veces, me conmoví con la intensidad de Nahier para sentir y me metí muchísimo en la historia. La autora es de mis favoritas, tiene una fluidez destacable, se detiene en los detalles justo y traspasa las letras de cada página, hace que lo que escribe te llegue de alguna manera al corazón.

La miro y veo su amor, ese amor que me mantuvo vivo mientras alrededor de mi todo era muerte. Ese amor que puede sanar mis heridas, capaz de desvanecer todas las cicatrices de mi alma.

El titulo me parece tan perfecto que no sé cómo explicarles lo que me pasa con estos libros. Me encanta que esté tan conectado a la esencia del libro. En esta segunda parte se habla de alienación, de la pérdida de identidad de las personas para tenerlas bajo control, para mantener divididas y estables las líneas de poder. En este libro, la lucha constante es por romper esas líneas, por igualar los derechos, porque todos sean seres humanos, dueños de su vida, sueños de lo que quieren ser, pero la revolución está en pañales, y espero demasiadas cosas para el último libro de la saga.

Tenemos que dar un giro a esta revolución, uno en el que originales y clones podamos convivir en paz.

El final es demasiado increíble, demasiado perfecto, demasiado abierto. Para un libro en el que no se sabía lo que podía llegar a pasar, donde todo estaba en absoluto peligro, a punto de caer al mismísimo abismo, el final me dejo desconcertada, porque no hay forma de que pueda imaginarme lo que va a suceder a partir de acá.

No quiero irme por las ramas. Hoy mismo voy a empezar  “Abdicación”, aunque me muera de pena porque se termine, pero prefiero eso,  morirme de incertidumbre.


Esta es una saga que les recomiendo con los ojos cerrados, tienen que leerla, y si ya lo hicieron, los invito a fangirlear conmigo en los comentarios. 

5/5 

You Might Also Like

0 comentarios

Diseñado por Ximena Weber, plantilla de Sora Templates. Con tecnología de Blogger.

Follow Us @unmillondeemociones