"La cueva de cristal" por Lisa Kleypas

28.3.17

Título: La cueva de cristal         
Autor: Lisa Kleypas
Editorial: Ediciones B
Páginas: 352

Sinopsis: Justine Hoffman se ha labrado una vida cómoda en la pequeña isla de Friday Harbor, en la costa noroeste del Pacífico. Es propietaria de un hotel y disfruta de la existencia segura y predecible que siempre había deseado. Sin embargo, un maleficio le impide encontrar a su alma gemela. Cuando conoce al misterioso Jason Black, desata accidentalmente una tormenta de deseo y peligro que amenazará a quienes más quiere. Pues Jason también guarda sus propios secretos y desea más de ella de lo que el destino está dispuesto a concederle. Gracias a Ediciones B por el ejemplar.




                                                             OPINIÓN PERSONAL:
Descubrí  a esta autora hace unos meses atrás y quedé maravillada con su prosa sencilla, fluida y emocionante. Hasta el momento había leído una sola de sus muchas obras y tenía presente esa necesidad punzante de probar con algo más. Después de haber visto la portada de este libro sentí, más que un atracción, una fuerte curiosidad que me llevó a leerlo al instante y terminando en pocas horas más que un día.

Al momento de sacar conclusiones sobre lo que esta historia me dejó, siento una intensa confusión, puesto que se mezclan los grandes sentimientos que la trama me transmitió con unas cuantas cosas bizarras que ocurren en la historia. La idea general gira en torno a la historia de amor de nuestros dos protagonistas, que se profesan desde casi el comienzo una confianza descabellada.  Surge entre ellos un amor pasional e intenso que los lleva a cometer varias locuras, pero más que nada a conocerse en lo más profundo.

“Me temo que si leo sobre hombres ficticios mis expectativas no harán más que aumentar en un momento en que lo que realmente necesito es rebajarlas.”

Tenemos por un lado a Justine, una joven que lleva la vida que siempre soñó, excepto por el hecho de que por alguna extraña razón, no puede sentir amor. Del otro lado del rin tenemos a Jason Black, un importante creador de videojuegos que va a hospedarse en el hotel que dirige Justine. La historia es predecible desde el momento en el que ellos se conocen, pero genera ciertas intrigas en torno a algunos asuntos extraños que se van sucediendo a lo largo de la historia.

En esta obra tenemos un condimento extra que en este caso, a veces suma y a veces resta, que es la magia. Considero que la magia es un complemento que hay que saber utilizar, y no estoy segura de sí la autora quería una historia mágica, o una con magia. Nuestros protagonistas tienen algunas características paranormales que son el eje no solo de la historia, sino también de los conflictos más importantes de esta novela, a veces incluso poniendo en peligro la vida de los personajes.

Con respecto a los personajes secundarios, debo decir que me gustaron muchísimo. Aparecen desde diferentes perspectivas y para complementar fragmentos de la historia que son verdaderamente importantes. Los secundarios con papeles más importantes tienen un argumento firme y necesario, están bien desarrollados y se llevan mis aplausos como lo mejor de la novela.

“Levantar muros en la mente para que nadie pueda atravesarlos es una habilidad que se aprende.”

La pluma de la autora hace que la novela se lea incluso demasiado rápido, pero creo que esto ya es una característica común en el romance contemporáneo, y la verdad que me encanta. No tenemos acá una narración profunda ni mucho menos poética, pero sí tenemos una lectura fluida y veloz para descontracturar, relajar, despejar, o lo que se les ocurra.

A pesar de los sin sabores que fui encontrando a lo largo de esta lectura, la historia me resulta hermosa, Jason Black se lleva todos los corazones de mi teclado por luchar por su amor *nótese mi romanticismo empedernido*y Justine… bueno, Justin no me gustó ni un poco, pero todo no puede ser perfecto.